Sánchez se muestra confiado sobre la investidura y pide a Cs que "deje ser de un apéndice de la derecha y la ultraderecha"

España El miércoles Por
El presidente en funciones asegura que una vez que reciba el encargo del rey Felipe VI para formar Gobierno, se comunicará con Pablo Casado e Inés Arrimadas. "La gobernabilidad no sólo depende de la primera fuerza sino del conjunto de fuerzas. No se puede desentender nadie", ha manifestado.
PSOE y Ciudadanos ante la derecha, por EFE
- Fuente: EFE.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Pedro Sánchez asume que el Partido Popular y Ciudadanos no facilitarán su investidura porque se han "desentendido de la gobernabilidad", pero llamará a Pablo Casado e Inés Arrimadas una vez que reciba el encargo del rey para intentar formar Gobierno. El presidente en funciones asegura que las conversaciones para la investidura "van bien", ha dado por hecho que habrá un acuerdo con ERC dentro de los límites de la Constitución y que será público, pero ha aprovechado para elevar la presión sobre Ciudadanos al reclamar que deje de ser de ser "un apéndice de la derecha y la ultraderecha". 

"Ciudadanos tendrá que plantearse si quiere ser un apéndice de la derecha y ultraderecha como vimos ayer o si quiere ser un partido que contribuya a la estabilidad y la gobernación de nuestro país", ha expresado Sánchez en una rueda de prensa tras finalizar la cumbre de la OTAN en Londres.

También se ha dirigido al partido de Pablo Casado, quien considera que tendrá que "resolver la contradicción de decir que es un partido de Estado" al mismo tiempo que empuja a los socialistas a pactar con las fuerzas independentistas al reiterar que no va a acordar "ni por activa ni por pasiva" con el PSOE". "Esa es la realidad que nos encontramos: dos partidos a la derecha que continúan en el bloqueo", ha expresado.

"La gobernabilidad no sólo depende de la primera fuerza sino el conjunto de fuerzas. No se puede desentender nadie", ha dicho Sánchez, que ha pedido "responsabilidad y generosidad" a todas las formaciones al mismo tiempo que ha agradecido a aquellas que se han mostrado favorables a facilitar la investidura.

Sobre las negociaciones con ERC después del comunicado conjunto en el que ambos partidos constatan avances hacia una solución por la vía política al conflicto territorial, Sánchez ha evitado dar detalles. Se ha limitado a decir que el acuerdo, una vez se produzca, será "público" y estará amparado por el "paraguas" de la Constitución y el Estatut. 

La idea de los socialistas es que el diálogo posterior a la investidura se produzca a través de un instrumento que derive de la comisión bilateral Estado-Catalunya mientras que ERC rechaza ese planteamiento. Ese será el punto que tendrán que desencallar en la próxima reunión del 10 de diciembre. 

"Las conversaciones con las distintas fuerzas parlamentarias van bien. Y van bien porque son discretas. Es un principio esencial para poder llegar a buen puerto", ha asegurado Sánchez.

Boletín de noticias