Luego de cruzar el Atlántico en tres semanas, Greta Thumberg ya está en Lisboa

España El martes Por
La activista medioambiental sueca ha concluido su travesía en catamarán, afectada por intensas inclemencias climáticas. Mañana llegará a Madrid en un tren eléctrico para formar parte de la Cumbre del Clima.
Greta Thumberg en Lisboa, por Alberto DI Lolli
- Fuente: Alberto Di Lolli.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Después de tres semanas en alta mar, atravesando el Atlántico en muy malas condiciones meteorológicas, la activista medioambiental Greta Thunberg ha desembarcado en Lisboa, concluyendo la etapa transoceánica de su peregrinaje a la Cumbre del Clima de Madrid.

La joven sueca rehúsa viajar en medios aéreos debido a la contaminación que producen, y por eso ha terminado por cruzar el océano dos veces este año: inicialmente en agosto, cuando viajó en velero ecológico a la cumbre medioambiental de Naciones Unidas en Nueva York, y nuevamente en noviembre, cuando el traslado de la Cumbre del Clima de Chile a Madrid la dejó en el lado equívoco del Atlántico. Gracias a la generosidad de la pareja australiana Riley Whitelum y Elayna Carausu, que se ofreció transportarla a bordo del catamarán familiar, La Vagabonde, Thunberg ha conseguido volver a Europa a tiempo para asistir a la cita climática en la capital española.

Decenas de personas esperaban a la joven activista, entre ellas muchos jóvenes activistas de Fridays for Future -el movimiento estudiantil contra el cambio climático fundado por Thunberg- y otros tantos periodistas internacionales ansiosos por captar las primeras palabras de la joven al volver a pisar el suelo continental.

Además de carteles de bienvenida, abundaron los que hacen referencia al polémico proyecto del polémico segundo aeropuerto de Lisboa en Montijo, criticado por las asociaciones medioambientalistas, las cuales consideran que su construcción será devastador para las especies autóctonas del Tajo.

Al estar ausente el primer ministro António Costa -desplazado a la Cumbre de la OTAN en Londres-, tocó al alcalde de Lisboa, Fernando Medina, recibir la activista. . Una vez en tierra firme, Thunberg ofrecerá una breve conferencia de prensa antes de retirarse para descansar.

Después de tantos días navegando por aguas agitadas, la joven se dirigirá a un hotel local donde intentará recomponerse. En principio sólo tiene organizadas unos encuentros privados con otros activistas, aunque se rumorea que ha sido invitada al Palacio de Belém para reunirse con el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, esta tarde. En todo caso, su estancia en Lisboa será corta, ya que esta misma noche se marchará a Madrid a bordo del Trenhotel Lusitania.

La activista dormirá a bordo del tren nocturno que conecta las capitales ibéricas, un viaje que dura 10 horas y concluye en la estación terminal de Madrid-Chamartín a las 08.15 del miércoles. Aunque a totalidad de las vías que el tren recorre en tierras lusas están electrificadas, en el tramo de 100 kilómetros entre la frontera hispanoportuguesa y Medina del Campo el Trenhotel depende de una locomotora diésel que produce el doble del CO2 producido por los trenes eléctricos, factor que hace que el viaje incumpla los estándares de sostenibilidad que defiende la activista.

Aunque la Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Junta de Extremadura puso un coche eléctrico a su disposición, el equipo de la activista indica que finalmente ha optado por desplazarse en tren. La oferta de la Junta fue criticada por la plataforma medioambientalista Salvemos la Montaña, que pidió que Thunberg no aceptara el coche -que opera con baterías de litio- para denunciar la decisión autonómica de dar luz verde a una mina de litio cerca de Cáceres. El equipo de la joven no ha revelado si la petición de la asociación fue valorada por la activista a la hora de elegir el modo de trasporte a Madrid.

Boletín de noticias