El PP pone condiciones a Vox para su ingreso a la Mesa del Congreso

España 02 de diciembre de 2019 Por
Pablo Casado ha propuesto al partido de ultraderecha prestarle votos para su ingreso sólo si está dispuesto a negociar un lugar para Ciudadanos. De lo contrario, podría efectuarse un cordón sanitario que directamente excluya al partido de Abascal.
Cayetana Álvarez y Pablo Casado de PP, por EFE
- Fuente: EFE.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Pablo Casado ha propuesto este lunes a Ciudadanos y Vox negociar la representación en la Mesa del Congreso de manera que el PP tenga dos puestos, y Ciudadanos (Cs) y la formación de extrema derecha uno cada uno. Para eso es necesario que el partido de Santiago Abascal, que con 52 diputados reclama dos puestos en la Mesa, esté dispuesto a negociar y ceder uno a Cs, que tiene 10 escaños. Si eso no ocurriera, el PP, según fuentes de la dirección, intentaría un 3-1, es decir, tres para ellos, uno para Cs, al que Casado se ha referido este lunes como "el partido socio" y ninguno para Vox. Para eso necesitarían la participación de otro partido. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, negocia esta tarde a dos bandas y por separado con Cs y Vox la composición de la Mesa, a un día de la constitución de las Cortes.

El líder del PP ha reunido este lunes en el Congreso a sus diputados y senadores para anunciarles esta propuesta "generosa" y "en contra de los cordones sanitarios a aquellas fuerzas que defiendan la unidad de España y la Constitución". "Sí nos gustaría que hubiera un cordón sanitario legal, constitucional y moral frente a los herederos de Batasuna que no han condenado 800 asesinatos y los independentistas secesionistas condenados por el Supremo", ha dicho Casado entre aplausos de los suyos. "Somos el único partido con los dos pies dentro de la Constitución. Porque es verdad que hay partidos en la derecha que cuestionan preceptos básicos de la Constitución [Vox, por ejemplo, reniega del Estado de las autonomías], pero también lo está haciendo la extrema izquierda", ha añadido.

Respecto a la formación latente del Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, y pese a las voces internas que plantean otros escenarios, como la abstención técnica o un Gobierno de concentración, Casado se ha mostrado firme en su rechazo a cualquiera de las dos vías. “Se nos exige que asumamos un dilema perverso: o aceptamos desaparecer voluntariamente como alternativa al socialismo haciendo presidente a Sánchez, o Sánchez nos amenaza con hacernos desaparecer llevando adelante una mutación del sistema de la mano de la izquierda y los nacionalistas”, ha dicho el presidente popular.

También se ha dirigido Casado a quienes, dentro de su partido, sugieren un pacto con el PSOE a cambio de la retirada de Pedro Sánchez, como proponía el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, este lunes en una entrevista en El Mundo. Para el presidente del PP, el problema no es su líder, sino "todo el PSOE", y la negociación para la investidura con Podemos y ERC no es "una acción coyuntural desesperada o el Gobierno que pueden hacer, sino el régimen que quieren". "El Gobierno de España se está negociando con quienes atentan contra la democracia y Cataluña se utiliza como coartada para ese cambio de régimen", ha añadido.

En el encuentro, Casado ha insistido en que el camino emprendido por el PSOE "no tiene retorno" y que la posición del PP en cuanto a la investidura, es por tanto, inamovible. El secretario general del PP ha aprovechado la reunión de los diputados y senadores del partido para pedirles que a partir de ahora ejerzan un "Gobierno en la sombra" frente a Sánchez.

Boletín de noticias