Una especialista en violencia de género presidirá el Senado

España 01 de diciembre de 2019 Por
Se trata de la jueza y parlamentaria por Madrid PIlar Llop. Mientras que Meritxell Batet será confirmada como conductora del Congreso. Ambas nominaciones se anunciarán este martes.
Jueza presidente, por Carlos Rosillo
- Fuente: Carlos Rosillo.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Aunque todavía no haya confirmado su investidura, el presidente en funciones comienza a delinear los nombres que conducirán el Parlamento durante el próximo período legislativo. Meritxell Batet será confirmada este martes, si todo sale según lo previsto, como presidenta del Congreso, pero Manuel Cruz, que proviene del PSC como Batet, dejará la presidencia del Senado que ocupa desde junio. Pilar Llop, una juez especializada en violencia de género que dio el salto a la política en 2015 y es senadora por Madrid, será su relevo, según fuentes del PSOE.

Las dos principales instituciones legislativas del país pasarán así a estar dirigidas por mujeres. La presidencia del Congreso y del Senado, además de su importancia política en una legislatura con las Cortes muy fragmentadas —el PSOE ha perdido su mayoría absoluta en la Cámara alta— tienen un papel institucional muy destacado, al tratarse de la tercera y cuarta autoridades del país, después del Rey y el presidente del Gobierno. Sánchez siempre insiste en que él es un presidente "feminista" y ya formó en 2018 un Ejecutivo con más mujeres que hombres.

Según recoge El País, Llop (46 años), la gran novedad de esta semana, cuya elección se votará el martes, es hija de un taxista y una peluquera y accedió a la carrera judicial en 1999. Antes de incorporarse a la política estaba destinada en el juzgado de violencia de género número 5 de Madrid. Fue diputada en la Asamblea de Madrid desde 2015 y en 2018, cuando Sánchez llegó al poder, fue nombrada delegada del Gobierno para la violencia de género. Su elección —que está pendiente del respaldo de los demás grupos— es así un gesto claro hacia el movimiento feminista, justo cuando el PSOE está a punto de dejar el Ministerio de Igualdad en manos de Unidas Podemos, un asunto que está prácticamente cerrado y que genera suspicacias en el mundo socialista.

Cruz, que estaba en las listas del PSC como independiente, fue un nombramiento sorpresa en junio, después de que el independentismo frustrara el plan de Sánchez de que Miquel Iceta, líder de este partido y hombre muy cercano al secretario general del PSOE, se hiciera con la presidencia del Senado. Junt per Catalunya y ERC impidieron con sus votos que Iceta pudiera ser designado senador por el Parlament, y vetaron así su nombramiento, algo inédito. Cruz es un filósofo muy respetado en el mundo político por su peso intelectual y, según fuentes del PSOE, asumirá otras "importantes responsabilidades" a partir de ahora. Sánchez tiene que armar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos y se esperan algunos cambios en su estructura de poder.

El nuevo Ejecutivo, si finalmente logra la abstención de ERC y sale adelante la investidura, se enfrentará al reto de una mayoría muy fraccionada y el experimento de una coalición de izquierdas inédita en Europa y nunca vista tampoco en España, donde siempre se ha gobernado en solitario desde 1978. Estos nuevos retos implicarán probablemente cambios importantes en la estructura de Gobierno, pero aún está por decidir casi todo porque Sánchez y su equipo más cercano están concentrados ahora en lograr la investidura.

Boletín de noticias