ERC todavía no garantiza respaldo la investidura, pero se sostiene abierto a la negociación

España 29 de noviembre de 2019 Por
Ha reconocido "diferencias" con el PSOE luego de la primera mesa de diálogo, pero ya han agendado una segunda reunión para el 3 de diciembre. Esquera Republicana exige que las tratativas se basen en cuatro pilares: "Que sea entre gobiernos, sin apriorismos ni temas vetados, con calendario y con garantías de cumplimiento". La abstención del bloque catalán será clave para que Pedro Sánchez alcance a conformar el Gobierno de Coalición junto a Unidas Podemos.
Negociación entre el PSOE y ERC, por PSOE
- Fuente: PSOE.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Un paso más hacia el acuerdo, pero todavía faltan algunos detalles. ERC se mantiene en el "no" a la investidura de Pedro Sánchez tras la primera reunión de los equipos negociadores. PSOE y ERC han coincidido en mantener la interlocución y se volverán a reunir en el Congreso el próximo 3 de diciembre, tras la sesión de constitución de las Cortes. La voluntad de las dos formaciones es mantener después de esa cita una tercera en Barcelona. Las dos partes reconocen la necesidad de mantener el "diálogo" con el objetivo de solventar el "conflicto político" en Cataluña. El reconocimiento de una crisis "de naturaleza política" era una de las condiciones que había trasladado el partido de Oriol Junqueras a los socialistas en los últimos días. 

Socialistas y republicanos han informado de su primer encuentro a través de sendos comunicados en los que han trabajado más de una hora desde que ha terminado la cita. Ambos textos reconocen que hay una voluntad de seguir hablando, pero constatan "diferencias" entre las dos partes que llevan al grupo que pilota Gabriel Rufián a mantener el rechazo a la investidura de Sánchez, que necesita la abstención de los trece diputados independentistas para que salga adelante. 

El PSOE asume, como pretendía ERC, que el problema en Cataluña es un "conflicto político" y también acepta implícitamente una mesa entre gobiernos al plantear "encauzarlo desde el diálogo y el entendimiento institucional", según figura en el comunicado de Ferraz, que insiste fundamentalmente en la necesidad de desbloquear el país con la investidura. "Aunque los diagnósticos de las partes no son coincidentes, sí comparten la necesidad de poder retomar la vía del diálogo entre partidos e instituciones, así como implicar en ésta a la sociedad civil. Un diálogo que debe ser abierto y sincero", reza el texto de ERC. 

Los republicanos catalanes, por su parte, aspiran a que esa "mesa de negociación" se base en "cuatro pilares": "Que sea entre gobiernos, sin apriorismos ni temas vetados, con calendario y con garantías de cumplimiento". 

La formación independentista no plantea específicamente la autodeterminación ni la amnistía, dos temas que el PSOE ha dejado claro que rechazará de plano. No obstante, el Gobierno de Sánchez ya permitió que el Govern lo planteara en la primera reunión de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat del año pasado. 

Los equipos conformados por Adriana Lastra, José Luis Ábalos y Salvador Illa por parte del PSOE y de Gabriel Rufián, Marta Vilalta, y el diputado en el Parlament, Josep María Jové, por parte de ERC se han reunido durante cerca de dos horas y cuarto en una sala del Congreso de los Diputados. Esta vez el encuentro no se ha producido en el espacio reservado para el PSOE en el edificio de la Carrera de San Jerónimo, como ha sucedido en otras negociaciones, sino en un espacio neutral. 

Boletín de noticias