Investigan a una célula rusa por usar el conflicto catalán para desestabilizar a España

España 22 de noviembre de 2019 Por
Un grupo del Departamento Central de Inteligencia de Rusia habría cometido diversos ataques cibernéticos relacionados a la crisis con la Generalitat. Su objetivo es promover el caos político y ya habrían actuado en otros países del occidente de Europa.
Putin y el conflicto catalán, por Guadanews
- Fuente: Guadanwes.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Un capítulo inesperado parece sumarse a la conflictiva política y territorial de Cataluña: la investigación abierta por la Audiencia Nacional sobre la actuación de los CDR está obteniendo unas dimensiones muchas más profundas de lo esperado, ya que el juez Manuel García-Castellón está investigando una unidad de inteligencia militar rusa que se dedica a desestabilizar a España y otros países, sobre todo de Europa.

Según confirman fuentes de la investigación a La Vanguardia, la Policía Nacional ha recibido la información del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sobre un posible ataque externo con este objetivo. La causa ya se encuentra bastante desarrollada como para poder acreditar de manera indiciaria que un grupo del Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU) habría cometido diversos ataques, sobre todo informáticos, para perjudicar a España a través del conflicto catalán.

Estas fuentes explican que se trata de una acción no coordinada con el independentismo, sino que es autónoma. La causa independentista, de hecho, no es una preocupación para este grupo, que únicamente busca los puntos débiles de una nación para atacarla y lograr una desestabilización, según sostienen estas fuentes.

Los métodos utilizados son diversos, a través de redes sociales, aplicaciones y sobre todo ataques informáticos. En este caso, habrían trabajado para aumentar la tensión de cara al referéndum declarado ilegal del 1 de octubre de 2017 y contribuir a mantener el conflicto en Cataluña desde entonces.

Ahora bien, estas fuentes descartan que se haya enviado a sujetos a pie de campo para participar, por ejemplo, en los últimos disturbios protagonizados en diversas ciudades catalanas, sobre todo Barcelona, tras la sentencia del ‘procés’ dictada por el Tribunal Supremo el 14 de octubre.

Boletín de noticias