Sánchez y un mensaje de tranquilidad para los mercados

España 20 de noviembre de 2019 Por
En el Congreso de las Empresas Familiares Europeas ha prometIdo "hacer los deberes" con el déficit y "acercarlo al 2%" al cierre del año, al tiempo que ha aclarado que "una gestión responsable de la política presupuestaria no es incompatible con las medidas sociales". "Confío en que pronto acabe el bloqueo y abramos una nueva etapa sin crispación", ha asegurado en relación al acuerdo con Unidas Podemos.
Sánchez frente a la familia de empresarios, por EFE
- Fuente: EFE.

logo+d150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado. ¡Participa!

Pedro Sánchez ha recogido le mensaje de Bruselas, que hoy ha comunicado un serio aviso al nuevo Gobierno por la abultada deuda pública y la débil posición fiscal de la economía española. Los mercados han dado también algún —mínimo— síntoma de inquietud desde las elecciones del 10-N: las Bolsas apenas bajan desde entonces, pero las casas de análisis internacionales elucubran acerca del bloqueo político y los efectos económicos de una coalición PSOE-Podemos.

El presidente del Gobierno en funciones ha tardado apenas 10 días en dar un mensaje de estabilidad económica a Bruselas y a los mercados: el jefe del Ejecutivo confía en poder firmar Gobierno en diciembre —"confío en que pronto acabe el bloqueo y podamos abrir una nueva etapa sin crispación"— y promete "rigor presupuestario" ante los continuos avisos de la Comisión Europea y la inquietud que pueda generar en algunos la presencia de Unidas Podemos en un Gobierno de coalición. Sánchez aún no tiene garantizada la investidura, pero ha trasladado a los empresarios que está en ello y confía en poder lograr el desbloqueo en "pocas semanas". La idea inicial era a mediadios de diciembre.

Según consigna El País, con la deuda pública cerca del 100% del PIB y el déficit entre los más abultados de Europa (por encima del 2% del PIB), el dirigente socialista ha prometido en el Congreso de las Empresas Familiares Europeas "hacer los deberes" con el déficit y "acercarlo al 2%" al cierre del año. Pero a la vez les ha recordado que él dirige un Gobierno socialdemócrata y ha lanzado guiños a la izquierda a pesar de ser un foro empresarial: "Una gestión responsable de la política presupuestaria no es incompatible con las medidas sociales".

Sánchez apuntó que la ministra de Economía, Nadia Calviño, será vicepresidenta si consigue los apoyos necesarios para su investidura, en un claro mensaje de la ortodoxia que tanto gusta en Bruselas. Pero a la vez lanza señales también destinadas a Podemos: el PSOE llevaba en su programa electoral revertir los efectos más nocivos de la última reforma laboral del PP —a pesar de que en el último año ha sido incapaz de encontrar apoyos para ello— y, en ese discurso, ha explicado que el nuevo Ejecutivo "tomará medidas para reducir el paro y luchar contra la precariedad y la desigualdad". "No hay progreso económico duradero sin progreso social", ha insistido. Sánchez está mirando a su izquierda para lograr la investidura con el apoyo de Unidas Podemos, el PNV y varios grupos pequeños pero necesita la abstención de ERC, y eso es lo que está complicando la situación.

Boletín de noticias